Timo

Abella polinitzant el timo, cap d'ase, timol

Timo

Romani

Abella polinitzant el romani

Romani

Benvingut

WWW.AGA.CAT

Benvingut

Bienvenido

WWW.AGA.CAT

Bienvenido

Welcome

WWW.AGA.CAT

Welcome

Así mata la avispa velutina

vespaMaría Santalla
Redacción / La Voz 17/11/2017 17:16 h

 

Es una afirmación que los expertos repiten sin parar: la avispa velutina no es más peligrosa que la autóctona. No es la primera vez, de hecho, que se descubre un nido cerca de un colegio o de un parque después de varios meses de pacífica convivencia con sus usuarios. Y sin embargo, un hombre moría el martes en O Porriño a consecuencia de las picaduras de este insecto. No es que los expertos se equivoquen. En determinados casos, la picadura de una avispa, sea o no velutina, puede provocar la muerte.

quehacer


La picadura de la velutina

 

Cuándo pica

Ataca si ve en riesgo su nido

La avispa asiática raramente es agresiva con las personas. A más de cinco metros de distancia del nido no suele haber problema, de ahí que a veces los enjambres aparezcan cerca de lugares habitados sin que su presencia haya tenido consecuencias. En las ciudades se las ve cada vez con más frecuencia, y pululan por parques, puertos o contenedores buscando comida y sin prestar atención a los humanos. La cosa cambia, sin embargo, cuando por alguna razón las avispas sienten que su nido está en peligro. Es lo que pudo ocurrir el martes: la víctima y un amigo talaban el manzano en el que las avispas habían anidado y, en cuanto activaron la motosierra, los insectos salieron y los atacaron. Este es, precisamente, el mayor riesgo de la velutina, porque aunque puede haber picaduras accidentales cuando se toca o se aplasta una avispa sin querer, lo habitual es que ataque cuando siente su nido amenazado. Toda la colonia se lanza entonces a proteger su habitáculo.

 

Las consecuencias

De la hinchazón a la muerte

La avispa no es más peligrosa que una autóctona, y su picadura tampoco lo es, aunque sí es cierto que, como su aguijón es un poco más grande (hasta seis milímetros puede llegar a medir), la cantidad de veneno que inocula al picar puede ser también un poco mayor. Su pinchazo es muy doloroso, pero salvo en el caso de personas alérgicas, una sola picadura no debería tener más consecuencias que el dolor y la hinchazón y enrojecimiento de la zona afectada. Cuando una velutina pica a una persona alérgica pueden aparecer síntomas más graves, como fiebre, bajada de la tensión arterial, problemas respiratorios, problemas cardiovasculares, e incluso puede llegar a causar la muerte por shock anafiláctico. Esto también puede ocurrir en caso de que una misma persona reciba varias picaduras, una circunstancia frecuente en caso de que las avispas sientan que su nido está amenazado. A veces su ataque también puede provocar infartos. Si después de un ataque de velutina se observan síntomas que vayan más allá de la afección local hay que acudir a un centro médico o llamar al 112 o al 061 de forma inmediata para recibir el tratamiento adecuado.


Evitar riesgos

Madereros y recolectores de fruta

A medida que la velutina va extendiendo su presencia por Galicia -está ya en tres de cada cuatro concellos- y comienza a asentar sus nidos en zonas urbanas, el riesgo de sufrir picaduras crece. De todas maneras, sigue habiendo actividades especialmente peligrosas y quienes las realicen deben tomar precauciones para evitar el ataque de la velutina. Dado que esta especie utiliza habitualmente los árboles para hacer sus nidos, los madereros son uno de los grupos de riesgo. También los recolectores de fruta, por la misma razón, porque en los árboles en los que trabajan pueden esconderse nidos. Los apicultores también se ven obligados a convivir con esta especie, gran depredadora de abejas. En este sector, el perjuicio es doble: por una parte, la pérdida de colmenas que ocasiona la avispa asiática; por otra, la posibilidad de recibir picaduras.


Precauciones

El traje de apicultor no protege

Las personas que realicen cualquiera de esas actividades de riesgo deben protegerse con trajes especiales. No sirven las vestimentas normales de apicultor, puesto que, como la velutina tiene el aguijón más grande, atraviesa esos tejidos. Existen trajes especiales, con tejidos más gruesos.

 

Universidad de Vigo y Diputación de Pontevedra crean la primera estación europea.

L. Penide

La Diputación de Pontevedra y la Universidade de Vigo se han decidido a liderar la lucha contra la avispa asiática, una especie cuya presencia se ha detectado en el 87 % de los concellos de la provincia. Y para ello acaban de suscribir un convenio por el que la Administración destinará sesenta mil euros para la puesta «en marcha dunha Estación Experimental, no campus de Vigo, para o estudo desta nova especie que sería pioneira en Europa».

 

El rector Salustiano Mato resaltó, en este sentido, que las investigaciones, que estarán coordinadas por las profesoras María Calviño y Josefina Garrido, permitirán profundizar en el ciclo biológico de la velutina. Este conocimiento permitirá, a la postre, «poñer en marcha unha batería e un protocolo de medidas que sirvan para atenuar os efectos negativos desta especie invasora», y posibilitará una detección temprana de los nidos, antes de que se consoliden.

 

En el marco de la estación experimental se estudiarán toda una serie de cuestiones confluyendo dos áreas del conocimiento. Así, el grupo de Josefina Garrido, que es profesora de Zoología, especialista en artrópodos, se centrará en el ciclo de vida de la velutina, de tal modo que tratará de determinar, entre otros aspectos, cómo se adapta al ecosistema y a las distintas variables climáticas. En este punto, la estación «nos va a permitir trabajar con la especie y ver aspectos que, de otra forma no se podrían observar», señaló la docente.

 

Por su parte, María Calviño, profesora del área de Ecología, señaló que su intención es la de realizar experimentos para «observar el comportamiento y ataques» de esta especie y, a partir de esto, «establecer estrategias de defensa y aumentar la eficacia en lo que es la destrucción de los nidos».

 

El hombre atacado el martes murió de un choque anafiláctico

El hombre de 54 años que el martes perdió la vida en O Porriño al recibir 25 picaduras de velutina murió a causa de un choque anafiláctico. La autopsia que se le practicó confirma que la muerte se produjo por una reacción alérgica, según confirmaron a Efe fuentes judiciales. Ángel Lorenzo murió prácticamente en el acto. Cuando su compañero, que se había cobijado en una bodega cercana, regresó poco después, lo encontró en el suelo y ya no pudo reanimarlo.


 Nota:  Les opinions expressades per l'autor, no necessàriament coincideixen amb els punts de vista de la redacció AGA


Fonts: La voz de Galicia
Facebook: Apicultors Gironins Associats
Twitter: @AGA_Catalunya
Google+: Apicultors Gironins
Pinterest: AGA Apicultors Gironins Associats

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar